¿Qué es un crédito hipotecario y cómo funciona?

Saber qué es un crédito hipotecario y cómo funciona te permitirá elegir el más adecuado para ti cuando lo necesites. Estos préstamos son a mediano o largo plazo y se otorgan para la compra, ampliación o construcción de una vivienda. Se pueden usar para comprar propiedades nuevas o usadas, oficinas, locales comerciales u otras construcciones.

El plazo por el que se otorgan va desde los cinco a los 30 años y se les aplica una tasa de interés que puede ser fija, variable o mixta, además de una serie de cargos asociados que tienes que considerar para saber cuál es el crédito hipotecario que te conviene.

Una de las características principales que definen lo que es un crédito hipotecario radica en que la propiedad queda en garantía para el banco en caso de que no hagas todos los pagos correspondientes. Por eso es importante que antes de solicitar el préstamo analices si podrás hacer frente al dividendo y si es mejor bajar la cantidad de dinero que pidas y estar tranquilo durante el transcurso de los años.

Más información sobre qué es un crédito hipotecario: ¿con qué fin solicitarlo?

Existen dos destinos posibles del crédito. Por un lado está el de vivienda, del que pueden hacer uso habitacional solo personas naturales y, por otra parte, se encuentra el de fines generales, al que también las personas jurídicas (empresas).

Existen diferentes opciones de pedir el crédito y qué uso darle al dinero. La clásica opción es la del crédito compraventa, que es para comprar una vivienda, esta transacción se puede llevar a cabo entre particulares o a través de una inmobiliaria.

Asimismo, puedes pedir un crédito hipotecario para dejar tu casa en garantía y utilizar el dinero para otros fines, es decir, darle un uso de libre disponibilidad al préstamo.

Si ya tienes un crédito hipotecario y quieres refinanciarlo, existe la opción de compra de cartera o repactación. Esta operación consiste en un nuevo crédito donde se reúnen todas las deudas pendientes con esa institución u otras. De esa manera, se gestionan una nueva tasa y cuota. La idea de la repactación es que accedas a una nueva forma de pago que te acomode más.

UP