¿Que es un prestamo personal?

Abordaremos su definición, algunas de sus características, además de ciertas particularidades y otras alternativas de financiación.

En este blog trataremos de explicar todos los detalles a tener en cuenta cuando se contrata un préstamo personal. En muchas ocasiones solicitamos prestamos con menos información que la que deberíamos tener y con algo de urgencia, situaciones nada recomendables para poder negociar de la mejor manera.

Para empezar, vamos a definir de forma sencilla lo que es un préstamo personal, que se trata ni más ni menos que de un producto bancario que le permite al cliente o prestatario, recibir una determinada cantidad de dinero (el denominado capital del préstamo) de una entidad de crédito (prestamista), a cambio del compromiso de devolver dicha cantidad, junto con los intereses correspondientes, mediante pagos periódicos (las llamadas cuotas).

Se llaman personales porque en este tipo de préstamos la entidad no suele contar con una garantía especial para el recobro de la cantidad prestada. Así tienen como garantía genérica los bienes presentes y futuros del deudor.

Características

Los préstamos con garantía personal se destinan normalmente a la compra de bienes y servicios de consumo: un coche, un ordenador, amueblar la casa, irse de vacaciones, estudios en el extranjero.

No suelen ser de importe elevado. Además, el cliente responde del cumplimiento de sus obligaciones (devolución del importe prestado y pago de intereses y comisiones bancarias) con todos sus bienes, tanto presentes como futuros. Por esto, es normal que antes de dar el préstamo la entidad de crédito estudie su capacidad de pago, solicitándole justificantes de sus ingresos (nóminas, rentas por alquiler…), un inventario de sus bienes o una declaración jurada de su patrimonio.

El cliente no suele comprometer de forma particular ningún bien en concreto (por ejemplo, una vivienda, como sucede en los préstamos hipotecarios), por lo que la tramitación de este tipo de préstamos suele ser más rápida que la correspondiente a los préstamos hipotecarios. Sin embargo, suelen tener un tipo de interés más alto, o sea son más caros.

UP