Tipos de crédito hipotecario

Además de saber qué es un crédito hipotecario es necesario que conozcas los tipos que existen:

.- Letras de crédito: este es un tipo de préstamo hipotecario financiado con un instrumento que emite el banco, conocido como “letras hipotecarias”. Estas letras pueden ser transadas en la Bolsa de Valores por el banco o ser adquiridas por la institución financiera o por un tercero a fin de obtener los recursos que financian el crédito. Actualmente, no es muy común encontrar de estos préstamos en el mercado.

.- Mutuo hipotecario endosable: en este caso, el préstamo es financiado con los recursos de la entidad financiera. Este tipo de crédito hipotecario puede ser transferido mediante endoso por parte del banco, para que quien pide el crédito pague su deuda a la entidad a la cual sea endosado el préstamo. Este tipo de préstamos son entregados por las mutuarias y algunos bancos.

.- Mutuo hipotecario no endosable: el crédito hipotecario es financiado con recursos propios de la entidad, pero no se puede endosar para que otro lo pague. La regulación depende de lo pactado en el respectivo contrato, y basado en la Ley General de Bancos y de la Ley 18.010 referida a las operaciones de crédito de dinero. Esta es la opción más habitual dentro de lo que es un crédito hipotecario en general.

¿Qué opciones de crédito hipotecario mutuo no endosable hay?

Como mencionamos, este es el préstamo hipotecario más entregado por las instituciones financieras y puede ser de distinto tipo:

.- Mutuo hipotecario tasa fija: el dividendo es fijo en la totalidad de las cuotas, como dice su nombre, la tasa se mantiene siempre en el mismo monto. Eso no significa que no pueda variar el monto a pagar. Las cuotas de estos préstamos se pactan en Unidades de Fomento (UF) por ende, si sube o baja cambiará el monto a pagar, aunque la tasa no sufra variaciones.

.- Mutuo hipotecario tasa variable: la tasa va a variar una vez al año, siendo el primer cambio luego de los primeros 12 meses de crédito. Se toma en cuenta la TAB o Tasa Activa Bancaria, que es la tasa de interés que informa y determina la Asociación de Banco e Instituciones Financiera para cada día hábil, y la comisión pactada por escritura. La suma de ambas da como resultado la tasa final con que se calculará el dividendo. Este producto es el que menos se toma debido a su riesgo. Se recomienda hacer un estudio de la variación en las tasas de los últimos años para poder tener una idea de cómo se irán alterando en el futuro.

.- Mutuo hipotecario tasa mixta: comienza con tasa fija los primeros años, de 1 a 7 generalmente, para posteriormente ser variable. Las tasas fijas los primeros años suelen ser convenientes, aunque luego pueden dificultar el pago. Si las condiciones del mercado cambian y las tasas de interés que las entidades ofrecen, suben mucho, es posible que termines pagando mucho más de lo que pensabas. Es necesario hacer un correcto análisis de la situación personal antes de elegir esta opción y saber si en caso que la situación empeore, estarás en condiciones de abonar la deuda.

.- Mutuo hipotecario pesos: posee tasa fija, pero en pesos. Este crédito le conviene al cliente en caso de alta inflación, que es un aumento sostenido en el precio de las cosas y una pérdida en el valor del dinero. Por eso, si el peso pierde su valor, va a ser más barato el dividendo que deberás pagar.

Sabiendo mejor qué es un crédito hipotecario estás en condiciones de poder usar un simulador de hipoteca para elegir el más adecuado. Sigue leyendo y entérate cómo.

UP